BUENAS NOTICIAS: Estamos construyendo algo para que tú y tu familia realicen operaciones bancarias mientras ahorran. REGÍSTRATE

Rechazo de tarjeta de crédito – Esto es lo que debes hacer

2 minutos de lectura

¿Te han rechazado la tarjeta de crédito que querías? No te preocupes. Esto es algo a lo que muchos consumidores de crédito se enfrentan comúnmente. Fíjate en este dato: el año pasado, la tasa promedio de rechazo aumentó del 6% al 21%, según el Banco de la Reserva Federal de Nueva York. Esto no perjudicará tu puntuación de crédito, pero toma medidas para aumentar tus posibilidades de ser aprobado la próxima vez. Aquí está todo lo que tienes que saber sobre solicitudes rechazadas y cuales son los siguientes pasos si tu solicitud fue rechazada recientemente.

Qué hacer en caso de rechazo

Regresar ↑

El primer paso para entender por qué fuiste rechazado es leer la carta del banco, que te dará una idea más clara de tu situación. Desde 1970, los bancos y las entidades financieras deben proporcionarte una lista de las principales razones que se consideraron  en su decisión o un aviso en el que te indiquen dónde encontrar esas razones. Esta carta también incluye tu puntuación en el momento de la evaluación y el buró de crédito que emitió el reporte. Esta carta es el primer acercamiento para conseguir ser aprobado la próxima vez, así que tómate tu tiempo y léela con atención. Otra cosa importante es no volver a aplicar de inmediato – un período de espera adecuado para tu próxima solicitud debería ser de entre tres a seis meses a partir de la fecha en que te negaron la solicitud. Aprovecha este tiempo para construir una calificación de crédito favorable y hacer ajustes en tu reporte de crédito.

Principales motivos de rechazo

Regresar ↑

Son muchas las razones que pueden hacer que tu solicitud sea denegada, pero aquí están las más comunes:

  • Tus ingresos no son suficientes – Aunque tu salario podría ser suficiente para cubrir los gastos de la tarjeta de crédito, debes incluir tus pagos mensuales en la solicitud. Los bancos o prestamistas los analizan para decidir si puedes soportar la línea de crédito que has solicitado. Las personas con ingresos bajos y pagos de hipoteca elevados se consideran prestatarios de alto riesgo.
  • Tu puntuación de crédito es muy baja – Las tarjetas de crédito tienen una puntuación de crédito mínima para ser aprobado. Es bueno revisar tu puntuación de crédito antes de solicitar cualquier línea de crédito para saber en qué productos es probable que te aprueben.
  • Marcas derogatorias – Las marcas derogatorias, como los pagos atrasados, las cuentas de cobro y las ejecuciones hipotecarias, dificultan la aprobación de líneas de crédito. Estas pueden permanecer en tu reporte hasta siete años, pero puedes presentar una disputa en caso de que haya información errónea.
  • Tienes demasiadas solicitudes de tarjetas de crédito – Las nuevas solicitudes de líneas de crédito generan una consulta dura en tu reporte de crédito, lo que reduce tu puntuación. Además, cuando solicitas demasiadas líneas de crédito en un periodo corto, los prestamistas te catalogan como un prestatario de alto riesgo.

Aumenta tu puntuación para las próximas solicitudes

Regresar ↑

Mejorar tu puntuación de crédito es esencialmente lo más importante para tener un mayor acceso a nuevos productos financieros. Trata de mantener buenos hábitos financieros, como realizar pagos puntuales a tus tarjetas de crédito actuales y pagar más del mínimo siempre que sea posible.

Aparte de eso, también puedes aplicar estos consejos para convertirte en un candidato con más potencial ante los bancos y prestamistas:

  • Incluye todas tus fuentes de ingresos – Los bancos y los prestamistas revisan tu salario y lo comparan con tus gastos, así que asegúrate de enumerar todas sus fuentes de ingresos cuando llenes tu solicitud. No te olvides de incluir los ingresos procedentes de trabajos secundarios o por cuenta propia.
  • Conviértete en un usuario autorizado – Piensa en una persona cercana a ti que tenga una buena gestión de crédito y pídele que te incluya como usuario autorizado en sus informes de crédito. Así te podrás beneficiar de sus buenos hábitos y aumentarás tus posibilidades de aprobación.
  • Reduce tu deuda: Tener una relación deuda-ingresos (DTI) elevada te alejará de las líneas de crédito que quieres obtener. Un DTI ideal no es superior al 36%. Este ratio indica que tienes un buen equilibrio entre tus ingresos y tus deudas. Así, si tienes un DTI del 36%, significa que el 36% de tu salario mensual se destina a pagar la deuda cada mes. Este porcentaje es un buen punto de referencia, pero mientras más bajo, mejor.
  • Supervisa tu reporte de crédito – Supervisar tu reporte de crédito mientras estás en el camino de aumentar tu puntuación, te dará una imagen más clara de si vas por un buen camino. Te recomendamos que lo hagas una vez al mes. También te ayudará a detectar información incorrecta que te podría perjudicar.
  • Aplica a una tarjeta de crédito asegurada: Estas podrían ser uno de tus mejores aliados a la hora de mejorar tu puntuación. Es más fácil ser aprobado para una y requieren un pago de garantía que te respalda en caso de que no cumplas con tus pagos. Por lo general, el depósito de seguridad será igual a tu límite de crédito. Si tu tarjeta de crédito tiene un límite de $500, tendrás que hacer un depósito inicial por la misma cantidad que sólo se reembolsará si se cierra la cuenta.